miércoles, 21 de junio de 2017

I can't call you a stranger, but I can't call you,

Hace ya varios años creo que no entraba a este blog, probablemente sea porque en cierto momento no tuve tiempo de escribir y en el último período ni siquiera me había querido acercar, por miedo.
Tengo miedo porque cada vez que me nacen esas ganas incontrolables de escribir, es cuando peor me siento y la mayoría de las veces es asociado a un tema en específico.

Hace ya casi 10 meses terminé la relación que yo creí que iba a ser para siempre, para la cual de una u otra manera creí que estaba destinada y con la persona que me sentía en hogar, esa persona que creí que como en las películas o las series de televisión, el camino de la vida siempre me terminaría llevando a ella.

Se terminó y ya no creo que haya culpables, pero aún así no deja de doler y quizás cada día duela un poco más, porque cada día hay más perspectiva para ver lo que fue y pudo ser, así como también lo que no pudo.

A mis 27 años reviso lo que fueron mis casi últimos siete años y sea como fuere, siempre estuve llena de amor y compañía, quizás no comprendida, pero hubo una presencia que me acompañó e intentó armar poco a poco mi cabeza tan dañada y fragmentada producto de los traumas, esos putos traumas que no te permiten amar como lo hace la gente normal.

Supongo que nadie puede sanar un corazón que guarda tantas heridas y supongo que de tanto intentarlo cualquier ser humano sin super-poderes debe cansarse, porque el cansancio es humano y va por sobre el amor, por lo que no habla ni de más ni de menos amor.

Me gustaría contar otra historia y que esto hubiera terminado con esa persona y yo juntos, como siempre sucedía, pero no, en esta ocasión todo fue distinto y aún no me acomodo a ese hecho.
Ya no sé qué es lo que más extraño de todo; si el andar de la mano, si el abrazar, si el besar, si el saber que estaba, el llorar en su hombro, el reír a carcajadas, el comer hasta no poder, los fines de semana sin pensar ni levantar, el conversar de lo que sea que fuera, el andar en auto, su perrita, mi gatito, los sobrenombres, la música y películas eternas, la rutina que me daba la estabilidad de saber que aunque mi cabeza fuera un caos, afuera había alguien intentando hacer de mi mundo externo algo más perdurable.

No puedo hablar como si ese otro estuviera muerto, porque está vivo, vive en el mundo de otros, de esos otros que tanta envidia me dan, porque aún pueden contar con su presencia mientras que yo la siento cada vez más lejana y extraña, a pesar de que me sigue pareciendo tan familiar. Además, por mucho que lo intente negar, aún vive en mi mundo interno, latente, como un recuerdo intrusivo que se aferra a cada rincón de mi mente y corazón, ambos tomados a la fuerza por su presencia tan presente.

Cuesta pensar en que quizás nunca más se volverá a querer de la manera honesta en que quise, porque siento que nunca había sido tan yo como lo fui con él. No éramos perfectos, ni yo lo fui para él así como tampoco él para mí, pero al menos nos complementamos al punto de poder ser libres cada uno en su manera, incluso dañándonos al hacerlo.

Creo que jamás antes había intentado ser una mejor versión de mí misma, así como tampoco nunca antes me había sentido esperanzada con algún futuro, en donde pudiera ser feliz junto a alguien y formar la familia libre de daño que siempre quise tener, tan distinta a la que me ofrecieron a mí.

Lo más difícil es saber que lo intenté, lo intentó, lo intentamos y funcionó durante muchos años, hasta que de pronto pareció todo derrumbarse y de tanto intentarlo nos agotamos.

Siempre he sido valiente, quiero y amo con todo lo que tengo, quizás porque debido al daño me desarrollé como una persona oposicionista, y mientras más mi madre me decía "desconfía de todos, el amor no existe, no te enamores nunca", yo más confiaba, más me enamoraba y más sentía que aquel podía ser la excepción a toda regla, la excepción que terminaría por generar mi propia regla.
No sé si el ser así es peor o mejor, solo sé que ya no puedo luchar con aquello que soy, fui y seré.

Después de 10 meses de estar soltera, en donde los primeros estuve en el suelo, llorando sin comer ni dormir por días y luego de dos meses de reposo por depresión, empastillarme hasta decir basta y nadando en pesadillas asociadas a la relación y al término, puedo decir que me siento más grande, más independiente y capaz, mi cuerpo y mi alma están logrando grandes avances y me enorgullezco de ambos. Pero.

Pero el amor sigue intacto, (mas no la esperanza de que ese amor pueda renacer), El amor sigue intacto y sigo pensando que en algún punto él también piensa en mí.

Gran parte de mí sabe que eso no es cierto, y que la reciprocidad en este caso no es tal, pero una pequeña parte de mí quiere aferrarse la idea de que este dolor no es solo mío, que este duelo no solo lo vivo yo y que en algún punto, en algún momento, voy a poder volver a contar con ese vínculo de resiliencia que apareció sin pedirlo para cambiarlo todo.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Amor on.

"Y te elegiría a ti, en cien diferentes vidas,
en cien diferentes mundos, en cualquier versión de la realidad.
Te encontraría a ti, y te elegiría a ti” 


-

“Tal vez nos encontremos de nuevo, 
cuando seamos ligeramente mayores y nuestras mentes menos frenéticas,
y yo seré adecuado para ti y tu serás adecuada para mí.
Pero ahora, soy caos para tu mente y tú eres veneno para mi corazón”

domingo, 1 de febrero de 2015

In loco parentesis.

Recuerdo cuando estábamos en los años 2007 o 2008 no recuerdo pero solía recorrer la interné en busca de fotologs flickr blogs y cosas varias de distintas personas porque de una u otra manera me hacía pensar que esos sitios lograban captar la esencia de las mismas. De hecho solía caerme bien o mal una persona respecto a lo similar que lo sentía a mí en base a lo que veía en sus diversos sitios del ciberespacio. 

Hoy en día ya no sé a quién leer (personas que me interesen claro) porque no sé si las personas siguen teniendo blogs o escribiendo en él. Tal parece que ahora la única manera de comunicarse es facebook twitter o instagram y en esos tres espacios no es mucho lo que se comunica. Nadie escribe diariamente en su facebook un texto largo respecto a su vida o respecto a cosas que le interesen o inquieten, qué sé yo.

En lo que a mí respecta escribo cada cierto tiempo acá y muchas veces no sé sobre qué escribir y no es que no piense muchas cosas durante el día porque maldición mi mente no deja de trabajar en todo el día  (menos en la noche) es solo que creo que mis pensamientos son tan obsesivos que quizás plasmarlos acá sería acrecentar la obsesión y para una persona que lucha con pensamientos obsesivos que se pegan en el cerebro y no se pueden ir, pues lo que menos deseo es plasmarlos en escrito (aunque pensándolo bien quizás eso sirva de buena terapia) El tema es que esos pensamientos negativos los estoy dejando ir y me estoy enfocando en el otro tipo de pensamiento de mi gran y rota cabeza.

Estos días he estado haciendo muchas cosas o quizás pocas. Básicamente empecé a trabajar en el lugar donde estaba haciendo la práctica porque según la directora 'El cargo de practicante me quedaba chico' ya que cada día me daban más pega y yo muy perfeccionista estaba lográndolo todo de manera im-pe-que. Cuento corto echaron a la educadora que había porque no estaba dando buenos frutos y me ofrecieron su puesto a mí a lo que yo obviamente accedí. He tenido harto harto trabajo y eso implica que este año no tendré vacaciones situación que me afecta pero cuando pienso en la mucha experiencia que estoy adquiriendo me viene un firme pensamiento de que tengo que aprovechar el lugar en donde estoy y en tiempos futuros tendré la oportunidad de seguir viajando ya sea con mi familia o mi pololo.

Trabajar me hace pensar menos en las situaciones personales y más en las situaciones personales de las personas con las que trabajo, aquellas familias a las que atiendo y hago terapia.

Me gusta mi pega y estoy feliz con ella, amo la terapia familiar y siento que es todo lo que quiero hacer y lo que siempre quise hacer en verdad. Estoy muy cansada tanto física como mentalmente pero no he caído en el estrés ni ahogo ya que estoy disfrutando lo que hago (además estoy ganando plata, qué mejor!). Cuando pienso en revolución siempre se me viene a la mente la imagen de cualquier familia chilena o del mundo, porque para mí cada familia es una revolución que genera otras revoluciones en todos los demás ámbitos de la vida social. No entiendo cómo nadie se da cuenta de eso (al menos de las personas con las que comparto, quizás son tontas). 

Bueno escribí esto para explicarme (ante mí) que ya no escribo tanto en este rinconcito de mi corazón porque últimamente divago menos y tengo pensamientos más concretos de las cosas. Cosas que veo cosas con las que trabajo y cosas que siento. Debe ser el resultado de trabajar desde el dolor mismo de la cotidianidad.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Amar y dormir

Hace rato que tengo ganas de dormir y no he logrado que me de sueño, tampoco he querido ponerme a ver series porque no sé simplemente sentía la necesidad de hacer algo distinto o quizás estaba esperando que pasara algo interesante en esta noche de día sábado.

Me tomé la mitad de un Clonazepam hace ya algunas horas y aún no hace efecto, es como si mi cuerpo hubiese decidido por si mismo que este día nos dormiríamos tarde y qué más da que así sea tal vez merecía una noche de no hacer nada. 

Merecer, qué concepto más nefasto es merecer siempre actúo en pos de merecer cosas buenas y cuando me mando una cagá decido que merezco toda la mierda del mundo habido y por haber. Que mierda es merecer.

En otros tópicos quiero contarles que no sé qué es lo que sucede pero hace días me siento expectante como si la vida me hubiese hecho una promesa que está pronta a cumplirse pero pienso e intento recordar y nada se me ha prometido, mi vida sigue igual que siempre y nada distinto pasará en los próximos días.

Debe ser el fin de año el que me tiene así, saber que estoy pronta a terminar mi carrera que todo ha sido tan rápido y que quizás desde febrero del próximo año empiece a trabajar en mi primera pega como Trabajadora Social que así como están avanzando las horas el momento de defender tesis y titularme llegará tan pronto que ni siquiera tendré tiempo de prepararme mentalmente para ello.

Este año ha sido sin duda el año más raro de toda mi vida es que ha sido más extraño que la chucha y valoro que así haya sido porque viví y sentí hueás que nunca había sentido y quizás está bien, estar tan normalizada y exenta de errores es uno de los hechos que me generan más ansiedad en mi vida. Pero el hecho de que se termine me da miedo y me provoca un poco de pánico no sé qué esperar del próximo año no sé si las penas y errores de este año se irán cuando la cuenta regresiva llegue a cero y los abrazos lleno de buenos deseos y palabras cordiales se multipliquen o si todo seguirá igual y la única diferencia será que el cuatro se cambia por el cinco y así.

En fin ahora si me dio un poco de sueño, ya sé qué pensar demasiado termina por generar agotamiento de mente y eso conlleva a la muerte súbita por sueño.


Filo, me iré a ver series. 


martes, 7 de octubre de 2014

Take a Shot.

A veces pienso en el suicidio como una posibilidad real, no hoy ni mañana sino que en unos años más. Una posibilidad real quitándole todo lo terrible del mismo, simplemente como un hecho y como un acto liberador.

No es que tenga pena porque no siento que tenga pena o es que quizás la Sertralina ya me tiene enajenada y sé bien poco qué es realmente lo que siento.

Pero creo y pienso que estoy aburrida, la vida me aburre y ya no hay nada interesante en ella, bueno aparte de mis sobrinos que cada día me dan una nueva felicidad y que compartir la vida con ellos es maravillosa, pero en unos años más crecerán y quedaré vacía nuevamente y no sé si quiero pasar por eso, tengo cierta flojera a pensar en lo que va a pasar conmigo en el futuro porque honestamente lo veo incierto, un poco nebuloso y bueno no muy feliz.

No sé si quiero vivir muchos años más de esta manera, ya ni siquiera sé si me gusta tanto mi carrera tampoco creo ser brillante en nada ni mucho menos creo que destacaré (como creía hasta hace algún tiempo atrás) nada en mi vida está perfecto ni terrible, simplemente está.

Esa es mi vida me levanto voy a la práctica hago visitas camino mucho escucho música como muchos dulces veo facebook sapeo redes sociales ajenas maldigo al mundo me autocompadezco llego a la casa converso con mi mamá de la manera más evitativa posible para no demostrar nada me acuesto veo series a veces me dopo duermo a veces lloro un poco antes de dormir y bueno así todos los días, simplemente pasan.

Nada me emociona y creo ese punto no cambiará en muchos años más y no tengo ganas ni ánimos de esperar a que se pase todo esto para ver cómo estoy después, quizás no sé, debería desaparecer, en un par de años más y por primera vez actuar en base a la libertad que según dicen tengo y no sé, to take a shot.

martes, 26 de agosto de 2014

La vida apesta.

domingo, 10 de agosto de 2014

La verdad.

“La verdad es como un escalpelo.
Es dolorosa, porque abre todas las heridas
que están cubiertas por mentiras,
para así poder sanarlas”